AutoEmpleo, Cómo Crear Tu Propia Realidad – 0282

Foto de Orlando Mergal |Hablando De Tecnología | AutoEmpleo, Cómo Crear Tu Propia Realidad

Orlando Mergal

El otro día estaba revisando papeles viejos y tropecé con una carpeta negra llena de transparencias sobre el AutoEmpleo. Sí, ¿te acuerdas de aquellas filminas que colocábamos sobre una mesa de luz para proyectarlas en la pared? Sí, aquello que le llamábamos un proyector vertical, o un “overhead” en el lenguaje del norte…

Bueno pues, se trataba de una presentación que le hice a la Cámara de Comercio de Puerto Rico en el año 2001 sobre el tema del AutoEmpleo. Como miembro del Comité de Pequeños Negocios llevé mi presentación por distintos puntos de la Isla hablándole a personas jóvenes interesadas en establecer sus propios negocios.

Y es que el AutoEmpleo, y el trabajo desde la casa, comparten ciertas características pero no son la misma cosa. El AutoEmpleo es una modalidad de negocio mientras que el que trabaja desde la casa puede seguir siendo un empleado. En aquella época yo hablaba de ambas cosas y tengo que confesar que me ignoraban en ambos casos. Hoy en día son los temas del momento.

Lo único que ha cambiado quizás es el nombresito que le han puesto a los AutoEmpleados para copiarse de los españoles. Ahora les llaman “cuentapropistas. Yo prefiero “autoempleados” porque eso mismo es lo que son. Son personas que crean su propia realidad. Por lo tanto, se auto emplean.

Banner del libro Redacción Eficaz

Como dije, la presentación que vas a ver no es nueva. La hice por primera vez el 15 de enero del 2001. Lo que es sobresaliente es que cada transparencia sigue estando 100% al día. Es como si la hubiera preparado la semana pasada. Con razón no me hicieron caso, si le estaba pintando el futuro. Pero lo verdaderamente incomprensible es que todavía haya gente que no lo vea.

De todos modos, el programa de hoy trata sobre aquella presentación. La voy a discutir contigo para que veas lo vigente que sigue estando y las oportunidades que la situación de hoy presenta para ti.

Y como se trata de una presentación audiovisual, lógicamente, tiene una parte de audio y una visual. Duh!!! Por eso estoy haciendo algo sin precedentes. El programa entero de hoy lo estoy colocando en video a continuación. Así podrás disfrutar de la experiencia completa.

NOTA: La versión original de este video contenía la escena inicial de la película Falling Down, del actor Michael Douglas. Removimos dicho segmento por consideraciones de Derechos de Autor.

Recuerda, en una presentación bien hecha lo que se dice no se enseña y lo que se enseña no se dice. Por lo tanto, sin el recurso visual se va a hacer muy difícil que entiendas.

ENLACES
• No te pierdas nuestra otra entrada:  “Trabajar Desde La Casa”

©2020, Orlando Mergal, MA
_________________
El autor es Experto En Comunicación Corporativa (Lic. R-500),
Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda
y Productor de Contenido Digital
Inf. 787-306-1590 • 787-750-0000

logo-linkedIn

Divulgación de Relación Material: Algunos de los enlaces en esta entrada son “enlaces de afiliados”. Eso significa que si le das click al enlace, y compras algo, yo voy a recibir una comisión de afiliado. No obstante, tú vas a pagar exactamente lo mismo que pagarías al visitar al comerciante directamente y de manera independiente.  Además, yo sólo recomiendo productos o servicios que utilizo personalmente y que pienso que añadirán valor a mis oyentes. Al patrocinar los productos o servicios que mencionamos en Hablando De Tecnología contribuyes para que el programa continúe. Hago esta divulgación en cumplimiento con con el "16 CFR, Part 255" de la Comisión Federal De Comercio de los Estados Unidos "Guías Concernientes al uso de Endosos y Testimonios en la Publicidad".

La Incomunicación de la “Hipercomunicación”

Teléfono celular con íconos de redes sociales - La Incomunicación de la “Hipercomunicación”Tres de la mañana… Te levantas a “mear”… Celular en mano tropiezas hasta el baño. En cuestión de minutos escudriñas las redes y la Internet. Facebook… Twitter…LinkedIn… Instagram… WhatsApp… tus correos, tus mensajes… Bajas el inodoro… Te vas a dormir.

¡Riiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiing!!!! ¡Riiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiing!!!! Seis de la mañana. Hora de despertar. Abres los ojos. Agarras el teléfono. Llegas nuevamente al baño con una mano ocupada. Vas a Facebook… a Instagram… a Twitter… A LinkedIn… a WhatsApp… ¿Qué ha pasado en el mundo? ¿Cuándo tembló por última vez? ¿Qué se han robado los políticos? ¿Cómo anda el coronavirus? ¿Cuánta gente ha muerto? ¿Cuál fue la pataleta más reciente de Trump? ¿Y Fauci, todavía tiene empleo?

¿Te has detenido a pensar para qué te sirve todo? ¿Realmente suceden cosas tan transcendentales que justifiquen semejante desenfreno?

La mayoría de la gente de hoy vive inmersa en una burbuja de micromensajes que llegan en todo momento y de infinitas procedencias. Para subsistir en esa nube hay que estar al tanto de todo, responder a lo pertinente y producir mensajes propios que nos destaquen. De lo contrario nos tornamos “irrelevantes”.

Enfrascados en ese empeño de ser el #1 publicamos constantemente. Lo que sea… Y mucho… Hablamos porque tenemos que decir algo; no porque tengamos algo que decir. La consigna es “mírenme a mí”, “mírenme a mí”, “mírenme a mí”… como el burro de Shrek.

Aún así pocos miran. El ruido es mucho… ¡Demasiado!!! En su empeño por sobresalir todos hablan a la vez. Nadie escucha… La baba nos arropa…

¿Te has detenido a pensar a dónde conducirá todo esto? ¿Qué va a pasar cuando los algoritmos sean tan restrictivos que nada de lo que publiques sea visto? Ese momento está llegando… ¡Y más rápido de lo que piensas! ¿Lo sabías? Apenas el 4 de mayo pasado Google anunció todavía otro cambio a su algoritmo y los niveles de tráfico de mucha gente se fueron al suelo.

En las redes sociales es igual o peor. Cuando colocas algo en Facebook lo ven alrededor del 2% de tus seguidores. Y si tienes pocos seguidores, bueno pues… haz tú los cálculos. En las demás el escenario es similar.

Y el proceso no comenzó ayer. Ha sido así por más de un lustro.

Hipercomunicación… Un Término Mal Usado

La palabra “hipercomunicación” supone una abundancia —o hasta exceso— de comunicación, como queriendo decir que tenemos más de algo que es bueno. Los expertos lo utilizan para describir una cantidad enorme de mensajes. Pero “más” y “mejor” no son siempre equivalentes.

Banner del libro Redacción Eficaz

La experiencia nos ha enseñado que el exceso de mensajes produce un nivel de insensibilidad que hace que las personas los ignoren. Y ahí se va lo bueno y lo malo; lo importante y lo trivial; lo urgente y lo impostergable. Se convierte todo en ruido.

Sucede igual que en el mundo financiero. Cuando tenemos exceso de algo pierde valor. Es pura oferta y demanda…

Una Revolución De 20 Años

La llegada del milenio abrió de par en par las exclusas de la comunicación. Con la llegada del hipervínculo de Tim Berners Lee, y la comercialización de la Internet a partir del 1998, se desató una revolución que ha alterado por completo el mundo de la comunicación.

En poco más de 20 años hemos visto caer imperios mediáticos, cadenas comerciales de venta de música, y formatos audiovisuales. ¿Recuerdas a Tower Records, a Napster, o a Blockbuster? ¿Y qué hay de América Online, o CompuServe? ¿Recuerdas a MySpace? Todos dominaron sus respectivos segmentos comerciales en algún momento. Hoy ninguno existe o están tan menguados que resultan irrelevantes. Y lo mismo sucederá con los imperios de hoy.

¿Por Qué Hago Este Recuento?

No pretendo convertirme en historiador de la Internet, aunque ciertamente he estado inmerso en ella desde sus comienzos. Lo que sí planteo es lo fútil que resulta jugar el juego de estas megaempresas. Todas ellas, las de hoy y las de antaño, han montado sus operaciones sobre la plusvalía aunada de sus usuarios. ¿Por qué? Pues porque cuando algo “parece gratis” el producto en realidad eres tú. Además, este desenfreno en el que vivimos es insensato, insostenible y malsano.

De alguna manera pasamos de una generación que fomentaba el intercambio humano, a una que vive con la nariz pegada a una pantalla de cristal.

¿Dónde Quedó La Dialéctica?

Cuando comenzaba mi vida profesional recuerdo que se valoraba mucho la capacidad de hablar en público. Yo traía un equipaje mixto que no me preparaba del todo para ese escenario. Por un lado venía de un hogar donde me inculcaron de pequeño que “los niños hablan cuando las gallinas mean”. Imagínate tú. Grabaron en mi DNA que mi opinión no era importante… que “calladito me veía más bonito”, como dicen hoy en día.

Por otro lado tuve la bendición de formar una banda de rock-and-roll, junto a amigos de la escuela superior, que me ayudó a perderle un poco el miedo al público. Era la era de los Beatles, y en lugar de Play Stations y X-Boxes los jóvenes jugábamos con guitarras, bajos, órganos y baterías. A “PONG” le faltaban 25 años para ser inventado.

Guitarra en mano me paraba al frente a cantar, con el pelo largo, el “turtle neck”, el “medallón” y los “bell bottoms” de polyester. ¡Ugh!!!

En las tardes, cuando regresábamos de la escuela, no reuníamos en la esquina a practicar canciones de las principales agrupaciones del momento con instrumentos acústicos. Así transcurría la tarde, y parte de la noche, practicando tonos, montando coros, y claro… discutiendo asuntos de la sociedad, ¿por qué no? Todo desde la óptica de mozalbetes “rockeros” de la era de Vietnam.

desarolla-tu-plataforma-banner

Aprendimos el intercambio a través del intercambio. Aprendimos a pensar pensando. Aquel movimiento de los “pelús” —como le llamaron sus detractores para ocultar las circunstancias que lo propiciaban— le enseñó a una generación entera a cuestionar lo establecido, a pensar con su propia cabeza y hasta a escapar por completo en ocasiones. Sí, eso también sucedió.

Como en todas las eras del andar humano hubo aquellos que optaron por el escapismo… por la psicodelia… por el vacío.

Era una época de contrastes. En un lado estaban los que predicaban el orden, lo establecido, y la obediencia a ultranza, y en el otro estaban los que pensaban con sus propias cabezas, los que cuestionaban y los que se negaban a transitar por la vida como ovejas al matadero.

Lo negro era negro… en todos los sentidos. Y lo blanco también. Los pocos medios que existían estaban bajo el control del gobierno permanente y se encargaban de servir de muralla y fotuto simultáneamente.

El Ruido Como Mensaje

Rudo - La Incomunicación de la “Hipercomunicación”Hoy en día hay tantos medios a nuestro alcance que seguirle el tracto es imposible. Se reproducen como conejos. Cada vez que dominamos uno surge otro que lo sustituye. Vivimos como “hamsters” en la rueda; siempre al trote; siempre atrás; siempre inefectivos.

Luchamos contra un sistema diseñado para mantenernos entretenidos, desinformados, compitiendo e indefensos. Mientras alimentamos el monstruo de la hipercomunicación llenamos almacenes electrónicos de data valiosa. Esa información se agrega, se cataloga, se organiza y se vende. Después nos llegan ofertas irresistibles y hechas a la medida. Y nos preguntamos cómo es posible que alguien sepa tanto sobre mí.

¿Y qué ganamos? ¿Likes? ¿Shares? ¿Corazoncitos? ¿Smilies? ¿Recuerdas la última vez que pagaste tus víveres con likes?

El sistema está podrido. Hasta los indígenas americanos salían mejor con los conquistadores. Por lo menos a ellos le daban espejos y camándulas a cambio de sus riquezas. La llamada hipercomunicación es una treta. No nos comunicamos nada. Transitamos en carriles paralelos luchando todos por lo mismo… por atención. Y eso no ha cambiado desde que los cavernícolas pintaban en las paredes de sus cuevas con sangre.

Hoy la humanidad lucha con un virus como no se había visto hace más de un siglo. Y la hipercomunicación nos arropa. Los que abrasan la ciencia y los que que la niegan tienen altoparlantes igualmente grandes. Mírenme a mí, mírenme a mí, mírenme a mí, parecen gritar a puro pulmón. La información y la mentira se disputan el espacio mediático mientras la gente transita alocada en busca de soluciones.

Entonces tenemos a los buitres… Los que aprovechan el desquicio y el caos —y a menudo hasta los fomentan— para llenar sus bolsillos de riquezas mal habidas. En Puerto Rico hay hasta un refrán que ilustra ese tipo de podredumbre social: “río revuelto ganancia de pescadores”. Debería haber una provisión especial en la constitución para exterminar a semejantes ratas.

El resultado de todo esto es el cierre de canales. No de los que identificamos en grupos de cuatro siglas sino de los espacios cognoscitivos que permiten que fluya o no la información. La gente sencillamente deja de prestar atención.

Los que niegan la ciencia simplemente están empeñados en que todo vuelva a la “normalidad”. ¿Pero a qué normalidad? Después de todo, cabe preguntarnos si aquello que dejamos atrás, por causa de la pandemia, era en realidad normal. Lo importante para este grupo es el dinero. Producir más… vender más… ganar más… como señalan Jeff Gibbs y Michael Moore en su más reciente documental “Planet of the Humans”. Pero, hasta cuándo va a ser viable ese paradigma?

Quizás la propagación del Covid-19 sea el grito de un planeta herido de muerte tratando de ponerle freno a la propagación del peor virus de todos: “nosotros”.

Los que promulgan la ciencia, liderados intelectual y espiritualmente por el Dr. Anthony Fauci piden la mesura… reducir la marcha, estudiar, evaluar, aislar y tomar medidas basadas en la metodología científica. Todo correcto desde el punto de vista clínico pero a veces nefasto desde el lado de la economía.

Y en el medio estamos tú y yo. Inmersos en un mar de mensajes. Hartos del ruido, del aislamiento, de las filas, de la escasez, del miedo al contagio…. Por un lado estamos sedientos de información que nos ayude a campear el temporal y por el otro estamos sordos al ruido mediático, a las tretas y a la mera estupidez.

Cuando estudié comunicación conocí por primera vez el concepto del “clutter”, que postula que cuando tenemos un exceso de mensajes que compiten por nuestra atención la efectividad de cada uno de ellos se reduce grandemente. Más tarde escuché un frase lapidaria en un curso de mercadeo de la Universidad Estatal de Arizona: “la mente confundida no toma decisiones”.

Todo eso se junta para llegar a una conclusión: “independientemente de lo que propongan las distintas “autoridades” la gente va a hacer lo que le haga sentido”. Claro, siempre habrá aquellos que se inyecten algún desinfectante porque se lo sugiera un idiota, pero en términos generales la gente va a hacer lo que le dicte el intelecto. EL SUYO.

Visita a Puerto Rico Photography

Los cines, bares, restaurantes, hoteles, estadios y arenas pueden abrir sus puertas de par en par, pero eso no quiere decir que la gente asista en bandadas. Sobre todo cuando sabemos que los distintos gobiernos no tienen los recursos ni la inclinación de hacer cumplir las llamadas medidas de “distanciamiento social”. Solo basta con ver el apiñamiento de personas en vuelos comerciales ayer para saber cuán cumplidores van a ser los distintos actores económicos de nuestra sociedad. La consigna es llenar los espacios a tope y que se fastidie el que se fastidie. No nos lo dicen, pero eso es.

Entonces, ¿Por Qué “La Incomunicación De La Hipercomunicación”?

Piénsalo. ¿En realidad sientes que tienes el dedo sobre el pulso de la realidad que te rodea? ¿Puedes enumerar tres fuentes de información inexpugnables… tres medios en los que puedas confiar con los ojos cerrados? Como le pregunté una vez a un amigo en todo de broma: ¿le comprarías un carro usado a alguno de los políticos que te representa? ¿Cuándo sales a la calle te sientes seguro(a)? ¿El hecho de que el gobierno ordene que se abran los establecimientos te hace sentir más seguro(a)? ¿Enviarías a tus hijos a la escuela, al cine o algún parque sin que se haya descubierto una vacuna o tratamiento efectivo contra el Covid-19? ¿Llevarías a tus padres o a tus abuelos a actividades multitudinarias?

A estas alturas habrás recibido miles de mensajes divergentes sobre todos estos temas y muchos más. ¿Tienes un cuadro claro de lo que debes hacer?

Si tu contestación es NO a cualquiera de mis ocho preguntas formas parte del grupo de los confundidos. ¿Y sabes qué? Formas parte de la mayoría.

Muchos de nuestros dirigentes (sí, porque me rehuso a llamarle líderes) piensan que la economía es como un bombilla. ¡Sencillamente tiras el interruptor y alumbra! Pues NO. La economía es un organismo vivo que responde a las fuerzas de la sociedad. Podemos obligar a las instituciones a abrir, pero no podemos obligar al público a patrocinarlas. Aquello de “if you build it, they will come” ciertamente no funciona ante los embates de un virus asesino como el Covid-19.

Y aunque los detractores de la lógica y el método científico se suban a los montes más altos y griten a toda voz: “ábrase la economía” no van a lograr que la estupidez sectorial impere sobre la lógica social.

©2020, Orlando Mergal, MA
_________________
El autor es Experto En Comunicación Corporativa (Lic. R-500),
Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda
y Productor de Contenido Digital
Inf. 787-306-1590 • 787-750-0000

logo-linkedIn

Divulgación de Relación Material: Algunos de los enlaces en esta entrada son “enlaces de afiliados”. Eso significa que si le das click al enlace, y compras algo, yo voy a recibir una comisión de afiliado. No obstante, tú vas a pagar exactamente lo mismo que pagarías al visitar al comerciante directamente y de manera independiente.  Además, yo sólo recomiendo productos o servicios que utilizo personalmente y que pienso que añadirán valor a mis oyentes. Al patrocinar los productos o servicios que mencionamos en Hablando De Tecnología contribuyes para que el programa continúe. Hago esta divulgación en cumplimiento con con el "16 CFR, Part 255" de la Comisión Federal De Comercio de los Estados Unidos "Guías Concernientes al uso de Endosos y Testimonios en la Publicidad".

Los Problemas Con Zoom y Otras Cosas Importantes – 0280

zoomNuevamente activamos el micrófono de Hablando De Tecnología para tocar temas importantes que no son la pandemia. La realidad es que no importa a dónde miremos, o la emisora que sintonicemos, el único tema del que se habla es el coronavirus y la pandemia mundial que está causando. Pero, como he dicho antes, abordar ese tema nos convertiría en uno más entre miles. Y para eso prefiero mantener silencio.

Prefiero hablar de temas que surgen indirectamente de la pandemia y que mucha gente elige ignorar, como las fallas continuas de seguridad que presenta el servicio de reuniones virtuales más popular del momento.

Si pensaste en Zoom diste en el clavo. Ciertamente Zoom ha tenido un crecimiento meteórico y a primera vista parece la plataforma perfecta para solucionar los problemas de distanciamiento social que ha traído la epidemia del coronavirus. Pero, ¿sabías que Zoom es propiedad de los chinos? ¿Sabías que ha tenido constantes problemas de seguridad por causa de “programación chapucera”, como la cataloga la firma TidBITS.

Banner Compañías Afiliadas | Hablando De Tecnologías

En este episodio analizo un artículo de 17 páginas en las que TidBITS discute las múltiples fallas de seguridad que ha tenido Zoom apenas en los pasados seis meses. Además, el artículo habla de la actitud de la empresa que parece preferir pedir perdón que pedir permiso.

Una de las cosas que prefieren los usuarios de Zoom es que pueden hacer reuniones de hasta 100 participantes, de hasta 45 minutos completamente gratis. ¿Grandioso verdad? Pero, ¿sabías que Zoom se cataloga a si misma como una empresa de mercadeo, y no como una de telecomunicaciones o de Internet. ¿Qué implicaciones tiene eso?

Banner del libro Redacción Eficaz

Pero antes de hablar de Zoom hablamos de otras cosas que han sucedido en el mundo de Hablando De Tecnología, como el hecho de que ahora puedes ver más de 100 videos completamente gratis y sin tener que registrarte. También hablamos de la caída en audiencia que ha sufrido el podcasting a raíz de la pandemia y sus posibles razones, y, por qué Amazon cancelo nuestro enlace de afiliado por segunda vez.

De todo eso y mucho más hablamos en la edición de hoy de Hablando De Tecnología.

ENLACES:

Artículo de TidBITS: “Every Zoom Security and Privacy Flaw So Far, and What You Can Do to Protect Yourself”
Episodio “Desnudos Ante El Mundo”

©2020, Orlando Mergal, MA
_________________
El autor es Experto En Comunicación Corporativa (Lic. R-500),
Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda
y Productor de Contenido Digital
Inf. 787-306-1590 • 787-750-0000

logo-linkedIn

Divulgación de Relación Material: Algunos de los enlaces en esta entrada son “enlaces de afiliados”. Eso significa que si le das click al enlace, y compras algo, yo voy a recibir una comisión de afiliado. No obstante, tú vas a pagar exactamente lo mismo que pagarías al visitar al comerciante directamente y de manera independiente.  Además, yo sólo recomiendo productos o servicios que utilizo personalmente y que pienso que añadirán valor a mis oyentes. Al patrocinar los productos o servicios que mencionamos en Hablando De Tecnología contribuyes para que el programa continúe. Hago esta divulgación en cumplimiento con con el "16 CFR, Part 255" de la Comisión Federal De Comercio de los Estados Unidos "Guías Concernientes al uso de Endosos y Testimonios en la Publicidad".

#estevirusloparamosunidos #pandemia #zoom